Xbox One podría aumentar su potencia con la ausencia de Kinect.

Un ejecutivo de Marketing de Microsoft ha reconocido que la compañía norteamericana esta intentando exprimir un poco más el hardware de One prescindiendo de Kinect en las consolas que no lo traigan o desactivandolo en las que lo traían incorporado.

“Estamos en conversaciones con nuestros distribuidores de juegos sobre qué debemos hacer en esta situación, y tendremos más cosas que contar sobre todo esto pronto. Xbox One tiene un 10% de reserva en la GPU para procesamiento de sistema, esto se usa tanto para el procesado GPGPU de Kinect como para el renderizado de contenidos simultáneos de sistema como el `snap mode.

“La reserva actual proporciona un fuerte aislamiento entre el juego y el sistema, y simplifica el desarrollo del juego, ese aislamiento significa que las cargas de sistema (que son variables) no perturbarán el rendimiento del renderizado del juego. En el futuro planeamos abrir más opciones a desarrolladores para acceder a esa reserva de GPU mientras mantienen plenas funcionalidades de sistema”.

About

Deja un comentario