Análisis: Bioshock Infinite.

En la industria del videojuego podemos encontrar gran variedad de géneros y aventuras para todos los gustos, desde FPS como el juego del que vamos a hablar, hasta juegos Indie. Pero solo unos pocos consiguen ser realmente diferentes al resto, solo unos pocos consiguen marcar al jugador, solo unos pocos cuentan historias realmente profundas y complejas, y más en el genero del FPS que si bien lo intenta normalmente no consigue destacar en la historia que nos cuentan los juegos pertenecientes a dicho genero. Bioshock Infinite consigue todo eso de una forma magistral. A principios de generación Ken Levine nos invitaba a sumergirnos en las profundidades para viajar a Rapture, una utopica ciudad  sumergida y sumida en el más absoluto caos, y ahora en los últimos coletazos de esta generación de una forma casi poética nos eleva a las nubes para conocer otra ciudad de ensueño: Columbia. Pero al igual que Rapture esta urbe esconde sus secretos….

La mente del sujeto luchará desesperadamente para crear recuerdos donde no los hay….

Bajo este mensaje empieza el juego dejandonos bastante desconcertados. Es el año 1912, nosotros somos Booker DeWitt, un hombre desbordado por una deuda que no puede afrontar y con un pasado oscuro que le atormenta. Un día recibe la oferta de un misterioso hombre que se hará cargo de su deuda a cambio de cumplir un encargo: Debe ir a la ciudad de Columbia y rescatar a una misteriosa chica llamada Elizabeth que esta cautiva en una torre. Booker acepta sin pensarlo puesto que es su única opción para afrontar la deuda, así que ya tenemos a nuestro héroe embarcado en un bote con dos misteriosos desconocidos que le llevan a un faro en medio del mar, es ahí donde empieza el viaje a la preciosa ciudad flotante. Una vez arriba deberá buscar la torre donde esta cautiva la muchacha y rescatarla para más tarde sacarla de Columbia, pero evidentemente no todo será tan sencillo.

 

Durante el viaje la trama toca puntos muy maduros como el racismo o el fanatismo religioso de una manera muy interesante. Una vez estamos con Elizabeth los diálogos entre ella y Booker son constantes y no tienen desperdicio, me atrevería a decir que son de los mejores diálogos que se pueden encontrar en un videojuego, dignos de una película, además están perfectamente interpretados ya que el doblaje a nuestro idioma es de diez. La relación entre ambos protagonistas es increiblemente natural, no hay momentos ni conversaciones que se noten forzadas, todo lo que dicen tiene importancia e interés, ya sea para saber más de su forma de ser o de su vida, como ven el mundo que les rodea etc. Infinite en ese aspecto es perfecto y realmente es una tarea muy difícil encontrar un juego a la altura o superior.

Pero no todo lo referente a la narrativa se queda en las conversaciones de los protagonistas. En el primer Bioshock eran fundamentales las grabaciones de voz para enterarse de la historia y Infinite repite formula. Los Voxofonos contienen información básica para entender bien lo que esta sucediendo. Son grabaciones de voz de habitantes de la ciudad o de personas muy importantes de esta que están metidas de pleno en el entresijo de la historia que se nos cuenta. Las grabaciones están repartidas por todo el escenario y hay que explorar un poco para encontrarlas. Están mucho más a la vista que las del primer juego de la saga (supongo que porque son mucho más necesarias) pero aun así si no vamos con ojo se nos pueden pasar y es una lastima, ya no solo por su importancia si no porque todas son interesantes aunque sean meros datos cotidianos de los habitantes de Columbia. Y aunque esto este más a modo de curiosidad que a modo de narrativa también contamos con una serie de vídeos mudos repartidos por todos los escenarios que sirven a modo de propaganda contra la facción de los Vox Populi, (Vienen a ser la voz del pueblo más pobre, esclavo y discriminado. Negros, chinos…La voz de las clases bajas de Columbia en general) o contra el Falso Pastor (Así es como llaman a Booker los habitantes de la ciudad) aunque muchas también sirven para resaltar y engrandecer aun más la imagen del profeta Coomstok.

 

 

 

Traenos a la chica y saldaras tu deuda…

 

Ya os hemos hablado de la naturalidad que hay en el comportamiento entre Booker y Elizabeth, pero no todo se queda en charlas mientras pasean por las bonitas aunque hostiles calles de Columbia. Elizabeth también nos ayudara durante los combates. No, no matara a nadie , ella es más un apoyo. Su función en los momentos de lucha consiste en buscar suministros por todo el escenario para darnoslos cuando más los necesitemos. Así bien nos estemos quedando sin salud ella buscará un botiquín cercano (porque aquí la salud no es regenerativa como en la inmensa mayoría de FPS de hoy) y nos lo dará. Lo mismo si nos quedamos sin sales para usar los poderes que se nos irán proporcionando durante la aventura (hay una buena variedad, podemos lanzar bolas de fuego, hacer volar a los enemigos por los aires durante unos instantes, lanzar rayos, invocar una jauría de cuervos etc) Elizabeth buscará más y nos las dará para que podamos seguir utilizando dichos poderes. Y con la munición pasa exactamente igual.

No siempre hay recursos a su alcance por desgracia y para esas ocasiones contamos con otra posibilidad: Elizabeth tiene unos extraños poderes que le permiten abrir algo llamado desgarros, y con los que puede traer una caja llena de botiquines, nuevas armas y otros objetos más relacionados con la táctica para superar los combates que con el abastecimiento, como por ejemplo torretas, robots o ganchos para que tomemos posiciones más elevadas. Así pues la chica no matará a ningún enemigo (ellos tampoco le harán daño, siempre se centrarán exclusivamente en nosotros) pero es increiblemente útil en lo que se refiere a acciones de apoyo.

En cuanto al funcionamiento del juego como FPS es bastante tradicional si dejamos a un lado a Elizabeth pero con sus toques personales. Tenemos el uso de los poderes como en las anteriores entregas de la saga, hasta ahí poca novedad, pero esta vez se han introducido los aerocarriles que le dan mucho dinamismo a los enfrentamientos. Columbia tiene una serie de aerocarriles situados por toda la ciudad que sirven para el desplacamiento principalmente de vagonetas pero que en ocasiones también son utilizados por las fuerzas de seguridad del lugar para desplazarse de un punto a otro más rápido. Esto es gracias a un gancho que tienen y que nosotros obtendremos al principio de la aventura y nos permitirán desplazarnos igual que ellos, lo cual le da más emoción y rapidez a los combates.

Y como ya os hemos comentado, al contrario que en el resto de juegos del genero la vida aquí no se regenera por si sola, son necesarios botiquines, aunque tendremos una pequeña barrera que si que es regenerativa aunque la verdad, en mi partida no resulto especialmente útil ya que se rompe rápido.

 

Artisticamente estamos ante un juego fascinantemente bello. Columbia esta creada de una forma espectacular y nos deja algunas de las estampas más bonitas de la generación y quizás de la historia de los videojuegos. Hay escenarios que realmente dejan al usuario embobado durante varios minutos y no es para menos, no hay muchos videojuegos que nos muestren escenarios tan originales y bonitos como los de Infinte. El juego desprende un fuerte aspecto SteamPunk en diseño de escenario , personajes y enemigos, de los cuales hay una variedad respetable, desde el soldado común hasta los temibles HandyMan, cabeza de hombre y cuerpo de máquina.

 

En cuanto a propuestas jugables solo contamos con un modo historia que dura entre 15 y 20 horas en función de la dificultad escogida y lo que nos entretengamos explorando o sencillamente contemplando los escenarios. No hay propuesta online, lo único que se desbloquea al acabar el juego es el modo 1999 que es el nombre del modo de dificultad más alto del juego. Aunque al parecer el juego tendrá más contenido jugable dentro de un tiempo a través de DLC. Según comento Levine en total serán 3 los descargales que tendremos.

En definitiva: Bioshock Infinite no es solo una de las obras maestras de la generación si no de toda la historia de este mundillo. Por su jugabilidad y su ambientación, pero sobretodo por sus personajes, por su historia y por su narrativa. Estas tres cosas son las tres cosas de Infinite que marcan un antes y un después en el mundo de los videojuegos. Muy pocas veces hemos visto personajes, historias y narrativas dignas de grandes películas y Infinite hace eso de una forma magistras. Es uno de esos juegos que hace crecer y madurar la industria y que marca un camino a seguir además de grabarse a fuego en el recuerdo del usuario. Y obviamente es un título que no deberíais perderos.

 

Si queréis podéis comprarlo en nuestra tienda física o a través de la web: http://www.mxgames.es/videojuegos/1927-bioshock-infinite-xbox-360.html

About

2 thoughts on “Análisis: Bioshock Infinite.

  1. Tan solo decir que pusieron un cariño especial en los movimientos de Elisabeth, y que el juego siempre lo consideraré como una de las mayores obras maestras de los videojuegos, pero por la historia. Cuando te das cuenta de cada detalle que hay en los escenarios y personajes, es perfecto. Además, sabes que es tan complejo que casi nadie lo sabe, te sientes especial. No se si tu le habrás puesto tanto cariño como yo o esto es un copia-pega, pero te recomiendo que lo jueges, y mires cada mísero detalle.

    1. No es ningun copia y pega, esta todo redactado por mi después de habermelo pasado y estar por la mitad de mi segunda partida y si, es un juego mágico y tiene unos detalles increibles que quizás no se ven a simple vista pero estan ahí. Al principio no me llamaba mucho pero fue empezar a jugar y quedarme maravillado como pocas veces me ha maravillado un juego, es algo único. Si se me pone la piel de gallina cada vez que hablo de el jejejeje. Un saludo y disculpa por contestar tarde.

Deja un comentario